Un mundo nuevo parecía posible - Por Abril Uscanga Barradas

29/01/2018

Al fin del milenio, el mundo al revés está a la vista:


es el mundo tal cual es, con la izquierda a la derecha,


el ombligo en la espalda y la cabeza en los pies


Eduardo Galeano 


"Chicos, si abro la boca, esta república se desmorona", advertía Alberto Youssef, refiriéndose al tan conocido caso Petrobras (la mayor empresa de Brasil y la mayor empresa estatal de Latinoamérica), que destapó a la vista de todo el mundo un impresionante esquema de corrupción y sobornos de aproximadamente 3.200 millones de euros. 


El tríplex de Guarujá (la vivienda que delató a Lula), el Lava Jato (también conocido como el caso Petrobras), el caso Odebrecht son algunos de los escándalos que cimbraron a Brasil y la región, toda vez que delataron una gigantesca red de corrupción oculta en las más altas élites que trasciende las fronteras geográficas de un país, y que incluyeron a los expresidentes Dilma Rousseff y a Lula. 


Recientemente, Luiz Inácio Lula da Silva, uno de los presidentes más valorado de la historia de Brasil, ha sido condenado en segunda instancia, por unanimidad, por los magistrados de Porto Alegre, quienes han ratificado la condena y aumentado la pena de los nueve años y medio hasta los 12 años y un mes, por los delitos de corrupción, lavado de dinero y ocultación de patrimonio, sin embargo, se debe esperar a agotar todas las instancias. El carismático exmandatario está en campaña electoral, por lo que se defiende bajo las consideraciones de que las acusaciones son de carácter político, ya que las encuestas le consideran como el claro favorito, mismo que podría quedar inhabilitado.


Estas situaciones son cada vez más cotidianas; mandatarios de distintas regiones se ven envueltos en investigaciones que hacen cuestionarnos la degeneración de la ordenación estatal. Es innegable que se ha convertido en una estructura compleja, casi inalcanzable, que se multiplica una y otra vez, y que no tiene fronteras, es un mal que ha ido carcomiendo las estructuras, sociales y políticas desde la derecha hasta la izquierda, alimentadas por la cultura de la impunidad; en general se podría decir que los sistemas de corrupción se han profesionalizado. 


Habría sido difícil para muchos preveer que Lula da Silva iba a ser condenado, que destituirían a Dilma; que el venezolano Hugo Chávez y posteriormente Nicolás Maduro montaría a Venezuela en el tren de la catástrofe; que el congreso uruguayo investigaría a Mujica por corrupción, que procesarían a la expresidenta de argentina Cristina Kirchner por defraudación contra la administración pública; que se dictaría prisión preventiva al expresidente de Perú, Ollanta Humala, por los delitos de lavado de activos en detrimento del Estado y asociación ilícita para delinquir, así como al también expresidente Alejandro Toledo, por sobornos; que denunciarían al presidente de Colombia Juan Manuel Santos por beneficiarse de sobornos en su campaña; que el exmandatario de Panamá, Ricardo Martinelli, es investigado por corrupción; que el expresidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, fue denunciado por defraudación aduanera y lavado de dinero, entre muchos otros casos, en los que los presidentes, expresidentes y políticos son los que hunden a su país en un espiral interminable.


Los que tienen el trabajo de respetar las leyes son los mismos que las violentan, de tal forma que se han convertido en capos de las mafias, lo que me recuerda las declaraciones que Al Capone realizó al periodista Cornelius Vanderbilt antes de estar preso, en las que mencionó que “la corrupción campea en la vida americana de nuestros días. Donde no se obedece otra ley, la corrupción es la única ley. La corrupción está minando este país. La virtud, el honor y la ley se han esfumado de nuestras vidas”, así funciona el mundo hoy, en el que los discursos de los delincuentes y los presidentes son idénticos, de tal forma que se ha vuelvo imposible distinguir a los unos de los otros. 


 


Imagem Ilustrativa do Post: Justice is Blind Statue Bexar County Courthouse Fountain // Foto de: Nan Palmero // Sem alterações


Disponível em: https://www.flickr.com/photos/nanpalmero/14982637959


Licença de uso: http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/legalcode

O texto é de responsabilidade exclusiva do autor, não representando, necessariamente, a opinião ou posicionamento do Empório do Direito.

Sugestões de leitura